Como aconsejo a alguien sobre algo que no se, que no he vivido?…

Había una vez una mujer cuyo hijo menor era diabético, y no sólo era fanático del azúcar, sino tambien fanático de Gandhi. La madre decidió buscar la sabiduría de Gandhi. Ella y su hijo viajaron en tren por tres días para buscar el consejo del renombrado líder espiritual.

Cuando llegaron donde Gandhi, esperaron en fila por horas hasta que finalmente se les invitó a hablar con él. Una vez la madre hubo explicado la historia, Gandhi le respondió, “por favor vuelve en 30 días.” En vez de viajar de un lado a otro, la mujer y su hijo encontraron hospedaje temporal, y ella tomó el trabajo de lavar platos en un restaurante local.

Después de 30 días, volvieron donde Gandhi, buscando su consejo una vez más. Esta vez Gandhi se puso de pie, tomó al niño por los hombros, y dijo “Hijo mío, debes parar de comer azúcar.” La madre estaba furiosa. “Con todo respeto, viajamos una gran distancia para buscar tu consejo, ¿y esto es todo lo que tienes para decirnos?”

A lo que Gandhi respondió: “Señora, no podía pedirle a su hijo que hiciera algo que yo mismo no podía hacer. Sólo ayer me fue posible sacar por completo el azúcar de mi dieta.”

La lección de hoy es fácil de ver:

¡No podemos esperar que otros hagan lo que nosotros

no somos capaces de hacer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: