Fabricando un padre

Una vez, un padre de una familia acaudalada llevo a su hijo
a un viaje por el campo con el firme propósito de que su hijo viera cuan pobres
eran las gentes del campo. Estuvieron por espacio de un día y una
noche completos en una granja de una familia campesina muy humilde.

Al concluir el viaje y de regreso a casa el padre le pregunta a su hijo:
– ¿Que te pareció el viaje?
– ¡Muy bonito Papa!
– ¿Viste que tan pobre puede ser la gente?
– Sí!
– ¿Y que aprendiste?

– Vi que nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen cuatro.
– Nosotros tenemos una piscina que llega de una barda a la mitad del
jardín, ellos tienen un arroyo que no tiene fin.
– Nosotros tenemos unas lamparas importadas en el patio, ellos tienen las estrellas.
– Nuestro patio llega hasta la barda de la casa, el de ellos tiene todo un horizonte.
– Ellos tienen tiempo para platicar y convivir en familia; Tú y mi
mamá tienen que trabajar todo el tiempo y casi nunca los veo.

Al terminar el relato, el padre se quedó mudo….y su hijo agregó:
– Gracias Papá por enseñarme lo rico que podemos llegar a ser !!!

Dice el Señor que “la fortaleza del rico es su ciudad
fortificada; y el desmayo de los pobres su pobreza”

Autor desconocido.

Una respuesta a Fabricando un padre

  1. Sol dice:

    Que bello relato!!!
    Cuán importánte es la opinión de nuestros niños… Cuánto olvidamos valorar al estar inmersos en la vorágine diaria del trabajo, el reloj, la vida agitada a la que nos sometemos por propia decisión.

    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: